12 de junio: Día Mundial de la Descontaminación Acústica

Compartir

En el Día Mundial de la Descontaminación Acústica, 12 de junio, se pretende tomar conciencia de la amenaza del ruido, elemento que parece tan común, sobre la salud de las personas; y adoptar acciones para disminuirlo.

La contaminación acústica es reconocida internacionalmente como la más común y barata de producir. Las ciudades son los centros más afectados. La población, es la más proclive a sentir sus efectos en su salud, que es dañada bajo exposición a niveles de ruido intenso, con consecuencias tales como pérdida de la audición, efectos vegetativos, como la modificación del ritmo cardiaco y del sistema periférico y efectos sicológicos, como trastornos del sueño, la conducta, la memoria, la atención, el embarazo y desarrollo de estrés.

¿

El ruido es el agente contaminante más común, y se define como cualquier sonido que sea calificado por quien lo recibe como algo molesto, indeseado, o desagradable.

Así, lo que es música para una persona, puede ser calificado como ruido para otra. En un sentido más amplio, ruido es todo sonido (todo agente físico que estimula el sentido del oído) percibido no deseado por el receptor.

Tanto el ruido como el sonido se expresan en decibeles y se miden con unos instrumentos llamados Sonómetros. El ruido presenta grandes diferencias con respecto a otros contaminantes: – es el contaminante más barato de producir. – es complejo de medir y cuantificar. – no deja residuos, no tiene un efecto acumulativo en el medio, pero si en el hombre. – tiene un radio de acción localizado. – se percibe sólo por un sentido: el oído, lo cual hace subestimar su efecto Nuestra sociedad, más allá de ser pequeña, registra acontecimientos en el que el sonido es uno de los protagonistas más importantes.

Si los padres, autoridades, educadores, trataramos responsablemente esta situación, se podrían solucionar los incipientes problemas que viene acarreando el “ruido”. Tomemos conciencia los efectos dañinos que tienen los ruidos en nuestra salud, no subestimemos sus efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *